Cuando las cosas no salen como esperábamos: 4 preguntas para salir de la decepción

Hace unas semanas tenía programado hacer una charla sobre un tema que me encanta. El cuerpo y nuestra obsesión con el peso. Es un tema en el que he trabajado mucho en mi vida personal, en el que he visto cambios tangibles en mi, y que trabajo mucho con clientes.

Estaba frustrada con la cantidad de personas alrededor mío y dentro de mis clientes que luchaban con dietas, cirugías y una cantidad de tratamientos para trabajar el peso, omitiendo la verdad más grande y es que el sobrepeso es un síntoma de nuestro estado emocional.

Tenia entonces mucho por compartir sobre el tema. Estaba emocionada. Preparé una presentación que iba al grano. Con videos y todo. Preparé además una secuencia de EFT gratuita para regalar a las personas que iban a asistir. Por ultimo iba a dar, como siempre, un descuento a los asistentes para mi nuevo servicio “Bootcamp para tu vida”.

Hasta ahí todo bien.

Llegó el día del evento y estaba lista con la persona que me estaba ayudando.

Esperamos y esperamos.

Empezaron a llegar mensajes de personas que no iban a poder asistir.

Y el tiempo pasaba. No llegaba nadie.

No llegó nadie.

La charla era a las 6pm.

A las 6.25 decidí que por más de que la gente en Bogotá llega tarde, ya lo tenía que enfrentar. No llegó nadie. No se podía hacer el evento.

Bueno para ser precisa llegó una persona. Me la encontré de salida a las 6.30.

Me quería sentir decepcionada. Me quería sentir muy frustrada. Cuando las cosas no salen como esperábamos, cuando sucede lo opuesto a lo que habíamos imaginado, nuestro ego nos quiere llevar a ese lugar feo, de culpa, pataleta y resentimiento. Pero si algo he aprendido en esta ultima etapa de mi vida a través del emprendimiento, es que cuando algo sale diferente a lo que esperábamos, hay 4 preguntas claves que nos pueden hacer regresar a la realidad. Cuatro preguntas importantes para tomar lo que si sirve del incidente y no tomar lo que nos puede hacer daño. Estas preguntas aplican para casos como el mío, pero también para rupturas, y cualquier otro momento donde no obtienes el resultado que buscabas.

  1. ¿Cuál es mi responsabilidad? Pregúntate si tenias algún temor, alguna prevención con el tema. Nuestra energía en relación a las cosas afecta su desempeño. En este caso confieso que yo si sentía nervios, era la primera vez que iba a hablar de este tema en público así y no había preparado lo que hubiera querido. Asumo esa responsabilidad – que mi prevención y miedo, y por ende mi falta de confianza con el tema haya afectado el resultado.
  1. ¿Puedo no tomarlo personalmente? Una cosa es asumir responsabilidad y otra, bien distinta, es creer que es por ti que todo salió mal. Las personas exitosas tienen la capacidad de distinguir entre estas dos actitudes. No te hagas la víctima, no te preguntes cosas por el estilo de “¿Porqué las cosas no salen como quiero?”. Se capaz de llevar de la experiencia lo que te hace crecer, y dejar a tu ego a un lado.
  1. ¿Qué hay por aprender? El equilibrio de los dos puntos anteriores te llevará, manejado bien, a aprender lo que puedas. Sin tomarlo personalmente, y asumiendo responsabilidad de cómo afectaste el resultado, ¿qué puedes mejorar para la próxima? En mi caso después de reflexionar me di cuenta de que no había dejado mucho tiempo entre eventos, y esto me ha hecho re-evaluar esa estrategia. También me puso a pensar si de pronto era un tema que la gente todavía no esta lista a tratar en público. Nada de esto es seguro, pero siempre hay algo por explorar.
  1. ¿Qué hay de bueno aquí? Siempre hay algo bueno. Siempre. Aplica la pregunta y verás que hay una respuesta. No hice mi charla, pero pase un rato muy productivo con la amiga que me había ido a ayudar del cual salieron ideas muy buenas para servicios nuevos. Eso es algo muy importante y ser capaz de reconocerlo cambió todo el día.

La próxima vez experimenta con estas preguntas y mira que pasa.

Si eres capaz de tomar estas experiencias como una oportunidad para aprender en vez de una oportunidad para darte duro y tirar la toalla, estarás en buen camino para vivir una vida extraordinaria!

Si quieres compartir tus experiencias con nosotros, hazlo aquí debajo en los comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *